Alrededores de Bariloche Imprimir E-Mail

Circuito chico

Es una de las excursiones más tradicionales de Bariloche y comprende un amplio recorrido por la Avenida Ezequiel Bustillo con múltiples opciones: senderos para caminar en el bosque, picadas para ascender a los cerros, playas y fogones, restaurantes y salones de té, así como medios de elevación a miradores y lugares para cabalgatas.
En primavera se serpentea la ciudad a través de una ruta asfáltica encajonada en paredones amarillos de retamas. En verano se disfruta del sol de Playa Bonita, Playa Serena, Villa Tacul, Arroyo Angostura o Lago Moreno. En otoño se observa en el espejo de los lagos los álamos dorados, y en los cerros el manto rojizo de las lengas. En invierno, en el marco imponente de los cerros Millaqueo, Capilla, López, Tronador, Catedral, Ventana u Otto, espectaculares nevados que contrastan con el azul del cielo. El recorrido es de aproximadamente 60 km.

Cerro Otto

La visita con automóvil al cerro Otto, se inicia en el km. 1 de la Avenida de Los Pioneros. Allí se encuentra el acceso vehicular hasta su cumbre (1.405 m.), desde donde podremos divisar los lagos Moreno, Nahuel Huapi y Gutiérrez; las penínsulas de Llao Llao y San Pedro, y los cerros Tronador, Campanario y Catedral.
La otra opción es acceder a través del Complejo Teleférico Cerro Otto, en cómodas telecabinas, partiendo desde la  base situada en el km. 5 de la Avenida de Los pioneros.
El punto de arribo es la original Confitería Giratoria que se ubica en su cumbre, desde donde la vista panorámica de la ciudad va cambiando lentamente. En los alrededores tenemos la opción de alquilar trineos, realizar caminatas por senderos de montaña, alquilar de bicicletas y hasta de inciarnos en el parapentismo.
Durante el invierno este cerro abre a los amantes  y aficionados del esquí de fondo el centro invernal Piedras Blancas.

Cerro López
El Cerro López se eleva con una altitud de 2.075 metros, por lo que merece la pena visitarlo. Se llega hasta él a través de la avenida Bustillo, hasta el kilómetro 20, lugar en el que se toma el desvío a izquierda. Transitando la ruta número 77 luego de 9 km. se asciende al refugio. Este camino nos deleita con las bonitas vistas de Colonia Suiza y los lagos Nahuel Huapi y Moreno.

 

 

Cerro Campanario

Se accede a través de la Av. Bustillo, camino asfaltado que bordea el Lago Nahuel Huapi, hasta el km. 17. Allí se encuentra la Aerosilla Campanario, que lo trasladará hasta la cumbre a 1050 m. de altura.
Desde allí se puede divisar los lagos Nahuel Huapi y Perito Moreno, laguna El Trébol, penínsulas San Pedro y Llao Llao, Isla Victoria y los cerros Otto, López, Goye Catedral y Capilla.
Otra opción de ascenso es a través de un empinado sendero de montaña, cuyo punto de partida se sitúa a la derecha de la base de las telesillas. Luego de 30 minutos, aproximadamente, de transitar en pleno bosque se accede a la cumbre coronada por una confitería.
Durante el invierno la telesilla funciona hasta las 18 hs. Mientras que en verano extiende su horario hasta las 19:30 hs.

 

Puerto Blest, laguna Frías y cascada Los Cántaros

Esta excursión lacustre, que parte de Puerto Pañuelo, recorre el brazo Blest del lago Nahuel Huapi, travesando una zona de desvordante vegetación.
Durante nuestro paseo se divisa el islote Centinela, lugar en el que descansan los restos del perito Francisco P. Moreno.
Al llegar a Puerto Blest, exista la opción de tomar un autobús para conocer la  Laguna Frías o de proseguir hasta la cascada Los Cántaros. Una vez allí se puede ascender, por medio de un sendero, para deleitarnos con los magníficos saltos  y cascadas.
De nuevo en Puerto Blest, la embarcación elegida nos lleva de regreso a Puerto Pañuelo, ubicado en el km 25 de la Av. Bustillo o ruta al Llao Llao.

Isla Victoria y Bosque de Arrayanes

Otra excursión lacustre imperdible que parte desde Puerto Pañuelo o Puerto San Carlos.
La isla Victoria nos espera con 20 kilómetros de largo y frondosa vegetación que podemos recorrer a través de senderos bien señalizados.
Paisajes de ensueño como los miradores naturales, el cerro Bella Vista, las pinturas rupestres o el vivero de coníferas son algunos de los encantos de los que podemos disfrutar en esta isla.
Continuando la travesía llegamos hasta el Parque Nacional Los Arrayanes, situado en la península de Quetrihué. Este bosque es un área protegida debido a la importancia y diversidad de sus especies. Algunos de sus árboles cuentan con 300 años. El arrayán es el árbol que le da nombre al parque, con una altura de hasta 18 metros, tiene flores blancas y frutos violáceos y una corteza lisa, fría y de color canela.

Cerro Tronador y Cascada Los Alerces

El recorrido se inicia a través de la Ruta Nacional 258, saliendo de la ciudad se atraviesa la Pampa de Huenuleo para llegar al lago Gutiérrez, bordeando los arroyos Pilmayén y Melgarejo. Para más adelante costear la margen este del lago Mascardi.
Continuando el trayecto el camino se abre, sugiriendo a la derecha la ruta Nac.254 y el camino Tronador, de ripio. Se debe tomar éste último atravesando el puente sobre el río Manso, orillando nuevamente el lago Mascardi por su costa oeste.
Luego de pasar frente al cerro Los Emparedados y bordear el río Manso Superior se llega a Pampa Linda. Luego se atraviesa parte del Valle de los Vuriloches y finalmente se arriba al Ventisquero Negro.
El recorrido culmina más adelante al pié del Cerro Tronador. Desde éste punto, caminando, se puede llegar hasta la misma lengua del glaciar.
La Cascada Los Alerces es una variante de la excursión Tronador.
En lugar de cruzar el puente sobre el río Manso, se continúa por el camino bordeando el lago Los Moscos, y el río Manso; más adelante se llega al lago Hess y luego se cruza el río Roca finalizando la ruta junto a la Cascada Los Alerces.
Si recorre a pie los 300 metros restantes llegará al mirador de la Cascada, desde donde podrá ver el río precipiándose furiosamente entre las altas rocas.
El regreso se efectúa por el mismo camino.


 

< Anterior